¡Bienvenida a mi casa virtual!, gracias por pasar.

Si quieres trabajar tus emociones,  te invito a que te quedes.

Hoy hablamos de la ansiedad y cómo podemos trabajarla gracias al hipnoparto.

 

 

¿Qué es la ansiedad?

La RAE la define como un “estado de agitación, inquietud o zozobra de ánimo”.

Y es que el agobio, la inquietud y zozobra, que más allá del amor infinito que  sientes por esa personita que ahora habita en tí, te alcanza o te alcanzará a lo largo del embarazo en múltiples ocasiones. Seguro que ya has experimentado la ansiedad en forma de respiración agitada, dolor de estómago, pérdida de concentración, ganas de huir en otros momentos de tu vida, y seguro que desde que supiste que estabas embarazada, te has visto en múltiples ocasiones teniendo pensamientos repetitivos acerca de pérdidas, pruebas que no salen como tienen que salir, dolor.  Y es posible que lo hayas confundido con miedo, pero esa emoción no es miedo eso es ANSIEDAD. 

En psicología decimos que esta emoción es la respuesta física del cuerpo ante un estímulo que considera peligroso o potencialmente dañino y que acompañado de la lectura que se realiza de la misma, llamado sentimiento, compone una emoción compleja que no resulta adaptativa (es decir, que no toca para esa situación).

 

¿Por qué sentimos ansiedad?

La ansiedad no es negativa, es una herramienta de nuestro cerebro para ponerte alerta y que cuides de tí. Si has experimentado alguna pérdida antes de ese embarazo, si en tu familia se ha vivido un parto traumático y así te lo han contado siempre, si tu embarazo ha sido después de un proceso lento y duro IVI,  si ya has tenido otros embarazos y partos muy buenos, pero te da miedo que por “estadística” te toque tener ya algún problema, experimentarás más ansiedad.

Pero entiende que, la ansiedad no es negativa, lo negativo es realizar una lectura de una situación de forma que no corresponde.

Y esta lectura, la hace tu MIEDO.

El miedo, no corresponde en el embarazo. No ayuda al parto y debes trabajar en “dejarlo ir”.

Creo firmemente que leyendo miles de historias positivas de parto, si no has trabajado tu inconsciente y las creencias que te acompañan, tu ansiedad no va a mejorar, tu ansiedad crecerá al querer ESO que otras te cuentan tan maravilloso y que se convertirá en tu meta.

Tu hija o hijo y tu sois únicos, vuestra experiencia es intransferible. No copies, reinventaté. 

Y te lo digo  porque a mí me ha pasado. Odiaba leer historias positivas de embarazo y parto cuando mi primer parto había sido tan horrible. Cuando iba a nacer mi segunda hija y siendo ya instructora de hipnoparto,  sentía que si no conseguía  exactamente esa vivencia que otras habían vivido y compartían como positiva, sería una impostora.

Y es que gracias a mi segundo parto asumí que antes estaba muy equivocada porque:

RECUERDA

El embarazo y el parto, sean cuales sean las circunstancias, nos proporcionan una vivencia transformadora, siempre que seas tú quien tome las decisiones y la responsabilidad sobre los actos que tengan lugar. 

En hipnoparto trabajamos las creencias inconscientes que nos llevan a tener una lectura (cognición) inadecuada del embarazo y el parto.

Estas creencias que componen unas “instrucciones de comportamiento” que hemos ido aprendiendo en nuestra vida, a través de la socialización y a través de nuestras propias experiencias, provocan que nos comportemos de una determinada forma siempre buscando que nuestra forma de actuar sea concurrente con nuestra forma de pensar. Es por eso que en ocasiones puedes experimentar cierta incomodidad si no te comportas como se espera que lo hagas (disonancia cognitiva).

La buena noticia es que podemos “desaprender” esas creencias limitantes.

Aquí te explica Mario Alonso Puig qué son las creencias limitantes.

Como ves,  el hipnoparto te ofrece herramientas de por vida.

Si tú quieres conseguir vivir tu parto en calma, ¿cómo puedes hacerlo? pues comprendiendo que:

El miedo hacia el embarazo y el parto,  es un miedo aprendido.  Al vivir la experiencia como un acto médico y potencialmente peligroso, realizarás conductas de protección, generando en ti una respuesta de emergencia, que no te ayudará ni en el embarazo ni el parto. 

Y el entorno no acompaña durante el embarazo, vivirlo de forma calmada o tranquila, es dejado para aquellas “místicas” o mujeres espirituales, consideradas “despreocupadas” o hippies.

El resto aprendemos desde pequeñas que debemos vivir el embarazo como si de una enfermedad se tratara y por supuesto, desconectadas de nuestra propia “sensación”, dejándonos cuidar por los que sí saben hacernos parir.

Pero tú puedes aprender cómo vivir el embarazo como tú quieres y conseguir que el parto sea calmado, sean cuales sean las circunstancias. 

En el momento en el que somos conscientes de esa respuesta física y hacemos una lectura para comprobar si existe una amenaza real por la que sentimos esa emoción podemos controlar nuestra ansiedad dejando de ser prisioneras del miedo.

Te propongo que te conozcas más.

  1. Identifica qué forma tiene tu ansiedad; sientes palpitaciones, sudores, dolor de estómago.
  2. Identifica qué situaciones provocan esa ansiedad, ¿es una situación realmente peligrosa o es tu actitud ante esa situación la que te pone en modo emergencia?
  3. Aprende a tomar el control y generar tu propia calma. La ansiedad no se va a ir, porque es bueno que esté ahí, te lo garantizo, pero debes aprender a rebajarla o al menos asumir que no estará ahí siempre. ¿Cómo? imagina que es un niño o una niña pequeña teniendo una rabieta increíble, ¿cómo puedes calmarle? hablando bajito y abrazándole. Pues eso, lánzate mensajes de calma. “Yo controlo mi calma”. “Yo creo mi calma” y vive la situación hasta que pase. No luches.

Rebaja tu alerta. Toma decisiones informadas y elige a los profesionales que te respeten.

 

Te dejo este vídeo por aquí donde el referente Antonio Damasio, junto con el gran Eduardo Punset, tratan el tema. ¡No te lo pierdas!

 

Para terminar, aquí te dejo un ejercicio para que puedas realizarlo esta semana.

 

Y recuerda, soy toda oídos si me necesitas puedo ayudarte en hola@nacerencalma.com en mi instagram @nacerencalma_ compartiré contigo más tips.

 

Un abrazo fuerte

 

Nacer en calma